Las razones por las que los padres desean que su hijo aprenda a nadar van desde un deseo propio hasta la necesidad de un seguro de vida. Responder a cada necesidad implica no sólo contar con las herramientas necesarias para llevarlo a cabo sino también investigar la singularidad de cada niño y de cada grupo familiar.
El momento ideal para iniciar la estimulación acuática del niño es en el ámbito de su hogar, al momento de recibir su primer baño. Será recién a partir de los 3 meses que el pediatra autorizará el paso a la piscina. Aprovechar los primeros meses de vida del niño no sólo permite alcanzar mejores logros sino que favorece relación bebé-profesor a lo largo del proceso de búsqueda de la autonomía acuática.
En esta conferencia, los participantes conocerán las actividades y técnicas que utiliza la Escuela “Natación Bebés Tucumán”, para enseñar a los bebés a flotar a los 5 meses (aprox.) y mantenerse de manera autónoma durante treinta minutos o más en el agua con el objetivo que sean capaces de salvar sus vidas en caso de una caída accidental.
     
 
< volver  
Profesora de Educación Física egresada de la Universidad Nacional de Tucumán) con Magister en Educación Física realizado en la Universidad de Salamanca, España. Profesional independiente de Natación desde el año 1985 a la fecha. Directora y coordinadora de la Escuela de Natación para Bebés en Tucumán, Argentina. Ha dictado cursos y capacitaciones en el país y en el extranjero y está cursando el último año de la carrera de Psicología en Universidad Nacional de Tucumán.